Hacer un sitio web parece hoy un tema sencillo. Se puede descargar una plantilla responsive, se agrega unos pocos textos, el logo de la empresa y listo. Obtenemos lo que para el visitante común es un producto bien hecho.

Con el tiempo el sitio web se ha transformado en un commodity y así lo confirma la lista interminable de empresas que ofrecen los servicios web para el desarrollo de sitios corporativos para montar tu empresa rápidamente y obtener la tan necesaria presencia online.

Pero hay una segunda parte en el proceso que a nosotros nos parece que siempre queda algo coja y que tiene que ver con la complejidad que esconde todo lo que no se ve de un sitio web:

  • SEO
  • Analytics
  • Adwords
  • El correcto funcionamiento del formulario de contacto
  • La coherencia en la arquitectura de la información

Y luego algo que es más visible:

  • Los contenidos mismos del sitio
  • La regularidad con la que se actualizan los datos
  • Que los datos estén correctos
  • Y varias otras cosas que con seguridad se me olvida listar.

Es por lo anterior que los sitios dejan de estar a la altura de lo que se espera y de lo que se ve.

Muchos años atrás el aspecto de la página web era la forma de competir entre empresas. Cuál se ve mejor, cuál tiene el layout más novedoso. Ahora esas cosas han pasado a un segundo plano y es necesario pensar en el sitio web como una herramienta más para generar leads y lograr ventas.

En un sitio web los productos deben contar con información correcta, actualizada. Los servicios deben estar explicados lo mejor que se pueda y el sitio tiene que apoyar en la parte de contactabilidad para atrapar a los clientes.

¿Cuántas veces hemos llenado un formulario de contacto para hacer click en enviar y que la página se caiga?
¿Cuántas veces hemos enviado un correo para preguntar por un producto sin obtener una respuesta?

Ahí comienza la frustración y el cliente no vuelve más.

La parte humana que -se espera- esté detrás de la página web debe tener una buena comprensión de todo lo que está funcionando online porque la página se ha transformado en la primera línea de acercamiento hacia el cliente, la publicidad y las ventas.

En este blog vamos a ir publicando artículos basados en nuestras experiencias ayudando a clientes. La idea es ayudar al público no tecnológico a entender un poco más de lo que está detrás de un sitio web: ¿Dónde comprar un dominio? ¿Cómo elegir un hosting? ¿Para qué sirve un certificado digital? ¿Qué esperar de una optimización SEO?

Sabemos que hacer un sitio web o una plataforma online puede parecer una tarea compleja para el no programador, pero es importante lograr un entendimiento básico en estas áreas para que la administración web sea una historia de éxito, motivante, que ayude al desarrollo de tu empresa y que genere posibilidades nuevas.